Llámame por tu nombre

Call me by your name o Llámame por tu nombre, que bueno que esta vez no se inventen la traducción esta vez, ha sido una de las películas más comentadas incluso antes de que llegara a nuestras pantallas.

He escuchado críticos hipsters sin mucha idea de cine, que nunca una historia así sería premiada en los Oscars, cuando el año pasado ganó Moonlight, que habla de una forma muy natural el ser gay, negro y vivir en los barrios bajos de Miami, pero a parte de esto, Callme by your name, es una gran película romántica.

llamame

Es una historia de amor, que te lleva a un lugar idílico al norte de Italia, con días en los que no hay nada más que hacer que leer libros, escuchar música y bañarte en un río. Así se pasan casi toda la película, es una situación que puede recordar a esos veranos en el pueblo, cuando eres niño, pero en mi caso no habían ni melocotones, ni agua y mucho menos libros y música, pero es lo malo de mi pueblo (vaya mierda de veranos he pasado entonces de niño), la historia de amor se podría poner a cualquier tipo de género, yo me he sentido identificado con el chico protagonista sin ponerme ningún tipo de taboo, aunque sea heterosexual.

Lo mejor que tiene la película es mostrarte al guapo protagonista como algo natural que se enamore del hijo de su jefe. Tengamos en cuenta que hablamos de un chaval de 17 años con un tipo adulto que tendrá sus 30 años, es la gran virtud como decía ya que podríamos pensar leyendo la sinopsis que es un depredador sexual o una versión gay de Lolita.

Timothée Chalamet hace una interpretación muy buena, sobre todo en los 30 minutos finales, que sin duda son lo mejor del film. La película es muy preciosista y se toma su tiempo en contarte lo que ocurre, cosa que se agradece y te hace partícipe de cómo se gesta la historia de amor.

La figura del padre es de los mejores personajes del film, de una ternura y empatía bien definida, aunque no salga mucho en el film.

Los paisajes,  los momentos en bicicleta, el sol, la fruta también es muy protagonista, me apetecieron comerme unos melocotones mientras la veía, pero después de una escena del film, se me fueron las ganas, fuera de bromas, la película es muy bella te traslada perfectamente y te atrapa. Es una preciosidad, yo me pasé llorando un buen rato después de verla y mientras estoy escribiendo esto la recuerdo y me da una melancolía contagiosa con el film y agradecerle a Luca Guadagnino que haya hecho una película tan buena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s