Crítica de La noche de Halloween

Olvida todas las secuelas. En este universo, el único suceso relacionado con el asesino de la máscara blanca tuvo lugar en Haddonfield, la noche de Halloween de 1978.

Myers sobrevivió y ahora vive recluido en un centro psiquiátrico, de nuevo en un estado de eterno autismo. Pero la llegada de dos periodistas, interesados con los famosos “asesinatos de las niñeras”, despertará el mal contenido durante cuarenta años. La única persona preparada para enfrentarse es Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), única superviviente de la matanza original que ha pasado media vida entrenándose para volver a verse las caras con Michael Myers.

halloween-poster2-1280-1535581547659_1280w

Después de 9 secuelas, de discutible calidad, por fin han tenido la fórmula de resucitar al personaje de una forma digna, 40 años después David Gordon Green  ha sido muy inteligente y en una saga que no quedaba mucho más que inventar, nos ha dado una lección de volver a los orígenes, con dos elementos clave, 1-volver a las raíces de su primera parte con una película muy ochentera, incluso con unas muertes más elaboradas y sin miramientos. 2- Quitarle peso a Michael Myers para dárselo a las final girls, que llevan mejor el peso de la película, sobre todo Jamie Lee Curtis, que podemos comparar a Linda Hamilton en Terminator 2.

halloween011-660x347

Tres generaciones de mujeres que acaban tomando las riendas de la trama, cada una con su peso propio en una trama que, como ya hacía la original de Carpenter, las convierte en algo más que simples cebos con los que atraer al asesino de turno. El respeto en la construcción de personajes protagonistas fomenta la base de lo que debería ser un una película de terror, nos importan sus personajes y nos preocupa que sean cazados por la amenaza.

Luego también nos encontramos una colección de adolescentes y otros personajes no muy espabilados,  por no llamarlos idiotas, que nos encanta ver como mueren de la forma más salvaje que se pueda.

Tiran mucho del tema de Carpenter, que siempre nos emociona, planos que se repiten pero con personajes cambiados, lugares comunes ¡esos armarios! y hasta guiños a arquetipos que se repiten en boca de sus mismos protagonistas.

Ha sido una buena redención, se ha de ver por puro divertimento sin buscarle muchos patas al gato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s