LA HONESTIDAD COMO BANDERA

La honestidad ha sido a lo largo de la historia uno de los temas más recurrentes a la hora de hablar sobre el ser humano, así como la valentía, la inteligencia o la empatía; esto nos lleva a haber escuchado hablar de la honestidad en muchos ámbitos, como el económico, el amoroso, etc., pero hay algo sobre lo que no suelo leer ni oír hablar, la honestidad en el arte.

La honestidad en el arte es un concepto que trata sobre mostrar los sentimientos y emociones en su estado más puro; lo que nos lleva, en mi opinión, a lograr crear una mejor obra. Es decir, cuanto más honesto sea el autor con lo que está contando, más sincera será su obra y por consiguiente, mejor.
Para mí, a la hora de trabajar esto es algo básico; por ejemplo, cuando escribo intento abrirme lo máximo posible y adentrarme en lo más profundo de mis emociones, de esta manera, escribo sobre algo que siento o que he sentido en algún momento de mi vida; por eso me cuesta muchísimo estar presente mientras alguien lee un guión mío, porque siento como si me desnudase y esa persona se dedicase a mirar cada detalle de mi cuerpo desnudo durante 5 o 10 minutos, y lo mismo me ocurre al presenciar el visionado de algún cortometraje mío. Es una sensación de vulnerabilidad absoluta, pero, ¿cómo si no vas a conseguir crear un sentimiento real en el espectador?
Tú, como autor, tienes que estar convencido de que lo que estas transmitiendo con tu obra es lo correcto. Es decir, ¿cómo vas a transmitir un mensaje en el que no crees y vas a esperar no sólo que el espectador se lo crea, si no que la obra provoque una emoción en él que no sea la indiferencia? Y esto no sólo se aplica a la escritura de un guion, también engloba a la composición y creación de planos, fotografía, interpretación, etc.

Yo, por ejemplo, a la hora de escribir el guion técnico diseño los planos de una forma puramente emocional, elijo cómo quiero mostrar en imágenes cierto punto de la historia porque mi subconsciente así me lo pide; eso sí, después llega la parte en la que reflexionas sobre si estás mostrando lo que quieres con ese plano, y si tiene sentido; esto es algo así como cuando escribes un texto y vas en busca de alguna posible errata, si encuentras alguna la corriges y si no encuentras ninguna, vuelves a buscar hasta que estés seguro de que todo está bien redactado.

Por esto, la honestidad a la hora de crear una obra, es uno de los muchos aspectos que convierten a una persona que graba cosas en un director. Porque sin ser honesto Andrei Tarkovski no conseguiría hacerme llorar con “El Espejo”, David Lynch no lograría que no pueda darle una explicación a lo que me muestra en “Eraserhead” y aun así me guste, y Nicolas Winding Refn no conseguiría que tenga la sensación de que
el tiempo se detiene a mi alrededor cuando veo la escena del beso en el ascensor de “Drive”.
Porque como ya dijo el gran Jean Luc Godard:
“La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo.”

Anuncios

7 comentarios sobre “LA HONESTIDAD COMO BANDERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s