HISTORIA DE UN MATRIMONIO Y LO TRAGICÓMICO DE LA VIDA

Lo cómico puede ser trágico y lo trágico puede ser cómico, lo bueno tiene momentos malos y lo malo momentos buenos, eso es la vida. Esto no es simplemente algo que esté escribiendo yo ahora mismo, es algo que ya en 1977 nos enseñó Woody Allen con “Annie Hall”. “Historia de un matrimonio” es una película dura, muy dura, no imaginaba que lo fuese a tal nivel pero lo es. He llorado como una magdalena viéndola, cosa que no es que sea muy difícil, pero también me he reído bastante.

Al margen del espectacular reparto plagado de algunas de las mayores estrellas de cine norteamericano actual y algunas leyendas del cine, y sin querer quitarle un ápice de mérito a los intérpretes, esta es una película que se sostiene y defiende por sí sola gracias a la sinceridad y naturalidad con la que Noah Baumbach ha escrito el guion, cosa que no creo que a nadie le pille por sorpresa a estas alturas, pero sí que creo que después de que “Frances Ha” le sirviese para ganarse al público más cinéfilo y “The Meyerowitz Stories” le acercase al gran público, “Historia de un matrimonio” le convierte a ojos de todos en uno de los mejores directores del momento. Y tengo que reconocerlo, me fastidia que “Boi” no sea mi película favorita del año pero es lógico que la madurez de Noah Baumbach se haya impuesto a la frescura de Jorge M. Fontana.

También tengo que reivindicar la increíble labor de Netflix arriesgándose a producir películas como “Velvet Buzzsaw”, “Amor Carnal”, “Roma” o la propia “Historia de un matrimonio” sin olvidar la publicación de la inédita “Al otro lado del viento”. Y sí, por supuesto que en parte es puro marketing y lavado de imagen de cara a festivales y periodismo especializado, y que Amazon también está produciendo proyectos de gente como Nicolas Winding Refn, Woody Allen o Gus Van Sant, pero hay que reconocer el valor de lo que están haciendo por la industria. Aunque esto daría para otro artículo.

“Historia de un matrimonio” es un retrato de la vida real, es sincera y emocional y por eso es capaz de hacernos reír, llorar, sentirnos bien y sentirnos mal. Es lo más vivo que he visto en una pantalla en mucho tiempo, porque no estás viendo a unas personas representar la historia sobre una familia que sufre con un divorcio, si no que estás viendo a una familia sufrir, ya que cada vez que un personaje ríe, llora o sufre en silencio se siente cien por cien real. La familia formada por Nicole, Charlie y Henry somos todos y cada uno de nosotros en esos momentos de dolor, incertidumbre, impotencia y comedia absurda. Y aún con todo lo triste que pueda llegar a ser por momentos, hace algo increíble: dar esperanza. Nos enseña que podemos ser felices aunque el camino sea difícil.

Así que hazte un favor a ti mismo y reserva 2 horas y 17 minutos de vida para reír y llorar sin parar, porque te garantizo que no te vas a arrepentir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s